Páginas vistas en total

martes, 29 de mayo de 2012

Funcionamiento del Sistema de Información

Pruebas al Sistema de Información


La fase de pruebas del sistema tiene como objetivo verificar el sistema software para comprobar si este cumple sus requisitos. Dentro de esta fase pueden desarrollarse varios tipos distintos de pruebas en función de los objetivos de las mismas. Algunos tipos son pruebas funcionales, pruebas de usabilidad, pruebas de rendimiento, pruebas de seguridad, etc. Este trabajo se centra en pruebas funcionales de aplicaciones con interfaces gráficas. Estas pruebas verifican que el sistema software ofrece a los actores humanos la funcionalidad recogida en su especificación.
Una de las técnicas más empleadas para la especificación funcional de sistemas software son los casos de uso. Las principales ventajas de los casos de uso son que ocultan los detalles internos del sistema, son rápidos de construir, fáciles de modificar y entender por los clientes y futuros usuarios del sistema  y pueden aplicarse a distintos tipos de sistemas . Actualmente, existe un amplio número de propuestas que describen cómo generar pruebas del sistema a partir de los casos de uso.

Procesos de Generación de Pruebas al Sistema.
Toda prueba consta tradicionalmente de tres elementos: interacciones entre el sistema y la prueba, valores de prueba y resultados esperados. Los dos primeros elementos permiten realizar la prueba y el tercer elemento permite evaluar si la prueba se superó con éxito o no. Un proceso de pruebas consta generalmente de cuatro fases: la fase de diseño de pruebas, la fase de codificación, la fase de ejecución y la fase de análisis de los resultados.

El objetivo de un proceso de generación de pruebas del sistema es desarrollar las dos primeras fases y obtener esos tres elementos a partir del modelo de requisitos del propio sistema bajo prueba. Dicho proceso toma como punto de partida los requisitos y, a partir de ellos genera los resultados y construye las pruebas. A partir de este estudio comparativo y de varios casos prácticos, se han identificado un conjunto de actividades pertenecientes al proceso de generación de pruebas de la figura 1 que son independientes de la plataforma de la implementación. Es decir, dichas actividades no se ven afectadas si, por ejemplo, el sistema a prueba es un sistema web o un sistema de escritorio monousuario. De esta manera, es posible generar un conjunto de pruebas independientes de la plataforma. Sólo es necesario conocer los detalles de la plataforma a la hora de implementar las pruebas generadas.


Los únicos modelos de requisitos necesarios son los casos de uso y los requisitos de almacenamiento, aunque otros modelos, como por ejemplo modelos de interfaces  o modelos de navegación  pueden enriquecer el proceso de prueba. Actualmente existen varias propuestas de modelos de requisitos.

IMPLANTACION Y EVALUACION
La Implementación es el proceso de verificación e instalar nuevo equipo, entrenar a los usuarios, instalar las aplicaciones y construir todos los archivos.
Dependiendo del tamaño de la organización que empleará la aplicación y el riesgo asociado con su uso, puede elegirse comenzar la operación del sistema solo en un área de la empresa (prueba piloto), por ejemplo en un departamento o con una o dos personas. Algunas veces se deja que los dos sistemas, el nuevo y el viejo, trabajan en forma paralela con la finalidad de comparar los resultados. En otras circunstancias, el viejo sistema deja de utilizarse determinado día para comenzar a emplear el nuevo al día siguiente. Cada estrategia de implementación tiene sus meritos de acuerdo a la situación que se considere dentro de la empresa. Sin importar cuál sea la estrategia utilizada, los encargados de desarrollar el sistema procuran que el uso inicial del sistema se encuentre libre de problemas.
Una vez instaladas las aplicaciones, se emplean durante muchos años. Sin embargo la organización y los usuarios cambian con el paso del tiempo, e incluso el ambiente es diferente con el paso de las semanas y los meses. Por consiguiente, e indudable que debe darse mantenimiento a las aplicaciones; realizar cambios y modificaciones en el software, archivos o procedimientos para satisfacer las nuevas necesidades de los usuarios. Dado que los sistemas de la organización junto con el ambiente de las empresas experimentan cambio de manera continua, los sistemas de información deben de mantenerse siempre al día. En ese sentido la implementación es un proceso en constante evolución. La evaluación de un sistema se lleva a cabo para identificar puntos débiles y fuertes. La evaluación ocurre a lo largo de las siguientes dimensiones:
·         Evaluación Operacional. Valoración de la forma en que funciona el sistema, incluyendo su facilidad de uso, tiempo de respuesta, la adecuado de los formatos de información, confiabilidad global y nivel de utilización.
·         Impacto Organizacional. Identificación y medición de los beneficios para la organización en áreas tales como finanzas  (costos, ingresos y ganancias) eficiencia operacional e impacto competitivo. También se incluye el impacto sobre el flujo de información interno y externo.
·         Opinión de los Administradores. Evaluación de las actitudes de directivos y administradores dentro de la organización, así como de usuarios finales.
·         Desempeño del desarrollo. La evaluación del proceso de desarrollo de acuerdo con los criterios tales como tiempo y esfuerzo de desarrollo, concuerdan con presupuestos y estándares, y otro criterios de administración proyectos. También se incluye la valoración de métodos y herramientas utilizadas en el desarrollo.
Desafortunadamente la evaluación de sistemas no siempre recibe la atención que merece. Sin embargo cuando se conduce de manera adecuada proporciona mucha información que puede ayudar a mejorar efectividad de los esfuerzos de desarrollo de aplicaciones subsecuentes.



Modelos de requisitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario